El ángel de la guarda

Angelo.prega .media

Cada persona tiene su Ángel de la guarda, que desde el nacimiento le ayuda y lo apoya. Sólo tienes que pedir su ayuda, ¿de qué manera? Hablándole cada día, como a un querido amigo, haciéndole sentir parte activa de tu vida. ¡Inténtalo, créelo! ¡Yo le hablo cada día, incluso cuando conduzco o cuando camino, sé constante, no te canses y sentirás su presencia a tu lado, siempre!